What is Blood Management 
 
 
 
 
 
Control sanguíneo" se refiere a un tratamiento médico o quirúrgico sin el uso de sangre alógena almacenada (en un banco) ni componentes sanguíneos primarios. Generalmente, las cirugías implican pérdida de sangre. Con el programa de control sanguíneo, se pretende reducir al mínimo esa pérdida, mediante el uso de métodos especiales de conservación de la sangre.

Los procedimientos de control sanguíneo se pueden efectuar antes, durante y después de la cirugía. Pueden constar de una combinación de dieta, medicamentos y técnicas quirúrgicas. Algunos de los objetivos comunes son:

Aumentar el número de glóbulos rojos antes de la cirugía y recibir suficientes nutrientes.. Se les pueden dar a los pacientes sustancias químicas sintéticas para estimular la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. También se les puede recomendar una dieta rica en hierro. Los glóbulos rojos necesitan hierro para tener capacidad suficiente de transporte de oxígeno. Eso puede incluir el consumo de carnes rojas sin grasa o la ingesta de complementos de hierro.

Monitorear y optimizar el suministro de oxígeno durante la cirugía. Para que una cirugía con control sanguíneo dé buenos resultados, es indispensable monitorear constantemente las concentraciones de oxígeno en la sangre durante la cirugía y el período de recuperación. El dispositivo que suele utilizarse para ese fin se denomina oxímetro de pulso. Este dispositivo, que se coloca en un dedo de la mano o el pie, utiliza tecnología de luz infrarroja proyectada a través de la piel, para calcular qué tanto oxígeno transporta la hemoglobina en los glóbulos rojos.

Evitar la pérdida de sangre durante la cirugía. En casi todos los tipos de cirugía hay algo de sangrado. Sin embargo, existen diversos instrumentos quirúrgicos nuevos que ayudan a detener o limitar el sangrado. Entre estos instrumentos está el bisturí que corta el tejido y cauteriza al mismo tiempo los vasos sanguíneos para evitar el sangrado, el bisturí de rayos gamma, una forma de radiación que puede destruir tumores o vasos sanguíneos anormales, y la cirugía con láser, que utiliza la energía de la luz para cortar los tejidos.

Captación y reutilización de su propia sangre durante la cirugía. Estos dispositivos, llamados "recuperadores de células (cell savers)", recogen la sangre que se pierde durante la cirugía. La sangre recolectada, una vez limpia, puede ser devuelta al paciente.

Si está pensando en un procedimiento con control sanguíneo, consulte primero a su doctor o comuníquese con un centro de medicina con control sanguíneo, para ver si es adecuado para usted. Además, cerciórese de haber entendido todos los riesgos y beneficios que acompañan al procedimiento, antes de tomar una decisión.